France Frascarolo: “Una familia nuclear no es suficiente para criar a un hijo”.

17 de abril de 2018

Apoyarse, colaborarse y no excluir al padre va directamente en pos de una mejor salud mental de los pequeños. De cooparentalidad trató la conferencia de la doctora France Frascarolo, académica y directora del Centro de Estudios de la Familia de la Universidad de Lausanne, Suiza, invitada por el Magíster en Clínica Relacional con Niños y sus Padres de la Universidad Alberto Hurtado.


Una madre no es suficiente. Un padre tampoco. Se necesita una aldea para criar un niño, dice un proverbio africano. Con esta frase la destacada académica y directora del Centro de Estudios de la Familia de la Universidad de Lausanne, France Frascarolo, plantea las actuales exigencias de la modernidad frente a la crianza de los hijos.

Francarolo parte del equipo que creó el método The Lausanne Trilogue Play (LTP) un paradigma diseñado para la observación sistemática de las interacciones madre-padre-hijo con fines clínicos y de investigación visita Chile invitada por el Magíster en Clínica Relacional con Niños y sus Padres de la Universidad Alberto Hurtado y el Doctorado en Psicoterapia de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Chile.

De cooparentalidad, ese tejido que identifica a quienes tienen a cargo el cuidado de los niños es el tema de su conferencia. “En Europa las familias están cada vez más aisladas. Están los padres de familia nuclear, pero con pocos contactos de la familia extendida y existe el tabú social que tener una guagua es súper maravilloso, pero nadie te habla de las dificultades que pueden haber. En este conetxto la posibilidad de decir que “no ha sido fácil” cuesta porque las expectativas son muy altas e idealizadas”, comenta France.

El LTP es una situación observacional que permite dar cuenta de las interacciones familiares y la forma de conectarse con más de una persona al mismo tiempo. Durante el periodo de postnatal está la mamá y también hay más personas, y la guagua tiene que aprender a comunicarse, éste es el principio del LTP. . “En la familia lo que han demostrado los estudios es que la cooperación en la cooparentalidad es esencial para que los niños se puedan desarrollar sanamente”, dice Frascarolo.

La investigación muestra que el mayor porcentaje de separaciones se produce en los dos primeros años de vida del hijo porque justamente las exigencias de la crianza no son previstas, la pareja no tiene la red para enfrentarlas y tampoco tienen herramientas para conversarlo. “Hay muchos profesionales que no se convencen de fomentar la cooparentalidad. Y al no promoverla, defienden la idea que la madre se haga cargo de todo y que el padre sea una opción. No está la noción de que al excluir al padre interfieres en la capacidad de la pareja de funcionar como equipo y en la posibilidad de estar más unida y enfrentar los desafíos juntos”.

France Frascarolo estudió Psicología en la Universidad de Ginebra, donde también realizó su tesis doctoral, de ahí nace su interés por comprender mejor las interacciones familiares y específicamente el papel del padre en su vinculación en la crianza.

La académica recuerda que a finales de los ‘80 y principios de los ‘90, el padre adquiere mayor protagonismo en la crianza, época en la que apareció Mrs. Doubtfire, una película interpretada por Robin Williams, donde un separado se hace pasar por la niñera. La figura del padre relegada históricamente a un segundo plano, aportaba o no en el vínculo con el recién nacido era la gran pregunta de la académica. La investigación que se comenzó a realizar concluyó que las familias donde habían mayor participación de padres, los niños tenían mayor desarrollo social y las relaciones eran más equilibradas”.

Su método que lleva años ayudando a entender el funcionamiento familiar es una excelente herramienta que conecta la investigación con la práctica clínica, ya que al usarse como video feedbak le muestra a la pareja coparental tanto sus recursos como sus desafíos a trabajar. Por ejemplo: un recién nacido está comunicado con la mamá y el papá critica o no lo mira, esa desconexión le genera confusión. El recién nacido lo interpreta como: “Tú me dices una cosa y mi mamá me está diciendo otra. La guagua queda en una situación de juez y en vez de ser ella misma, tiene que estar preocupada de saber lo que pasa y regular el ambiente”.

-¿Cómo se regula esta cooparentalidad cuando los padres son separados?-
- Lo más importante más que mantener una coherencia es que haya respeto entre los adultos. En padres separados es fundamental que no haya competencia ni descalificación y que se respeten los distintos estilos que hay en las dos casas. “En la casa del padre él es el jefe y en esta otra casa yo soy la jefa y tienes que aprender en los dos lugares”. De esta forma el niño tiene la posibilidad de integrar ambas realidades sin tener que entrar en conflicto.
Las últimas publicaciones destacadas de France Frascarolo son los libros “La coordinación del padre y la madre en la tríada familiar”, “Estabilidad de la alianza familiar y desarrollo sociocognitivo del niño a los 5 años”.


NOTICIAS RELACIONADAS

Departamento de Filosofía realiza Coloquio de Postgrados 2017

10 de octubre 2017

La actividad congregó a estudiantes y académicos de los postgrados del Departamento de Filosofía. Los expositores fueron André Abath, académico de la Universidad Federal de Minas Gerais y Mauricio Troncoso, estudiante [...]

Beca ex alumno Facultad de Filosofía y Humanidades

7 de septiembre 2017

La Facultad de Filosofía y Humanidades ofrece a los alumnos de la Facultad, 10 becas para realizar estudios de Magíster, consistentes en 4 becas de un 75% de descuento sobre [...]

Premio Gabriel García Márquez de Periodismo

16 de agosto 2017

Los días viernes 11 y sábado 12 de agosto el profesor de Periodismo UAH Roberto Herrscher participa como jurado de la categoría texto del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo [...]


Solicitar información