Sociólogo Jorge Larraín y gratuidad en educación superior:  “Es muy probable que lleguemos a un sistema mixto que contemple una parte estatal, bien financiada, muy competitiva y tan buena o mejor que la privada”


Cuadernos de Educación conversó con el sociólogo y académico Jorge Larraín, Prorrector de la Universidad Alberto Hurtado entre 2012 y marzo de 2016, y quien actualmente es Profesor Emérito de esta casa de estudios. Larraín analizó la implementación de la gratuidad en la educación superior y sus implicancias en un sistema que históricamente ha sido mixto. 

Por María Paz Amarales
Editora Cuadernos de Educación

El año académico universitario comenzó con un hecho histórico para la educación superior: la implementación de la gratuidad en las universidades estatales y privadas que pertenecen al CRUCH, además de las privadas no tradicionales que cumplían con los requisitos exigidos. Este beneficio reconoce la educación superior como un derecho social y permitirá que los estudiantes que están en los 5 primeros deciles de ingreso familiar tengan la oportunidad que el Estado financie su matrícula y arancel durante toda la carrera.

En 2016, alrededor de 165.000 estudiantes podrán acceder al beneficio. La Universidad Alberto Hurtado es una de las que instituciones que adscribió a este sistema y en ella, alrededor de un 60% de los estudiantes de la generación 2016 estudiará gratis.

En este escenario cabe preguntarse cuál sería el mejor sistema en educación superior para un país como Chile. ¿Gratuidad para todos o un sistema mixto en que convivan distintos tipos de instituciones? Para ello conversamos con el Doctor en Sociología Jorge Larraín, Prorrector de la Universidad Alberto Hurtado entre 2012 y marzo de 2016, quien analizó este fenómeno desde su experiencia de más de 20 años viviendo en Inglaterra, donde se pasó de un modelo gratuito a uno en que, en la actualidad, los estudiantes pagan un arancel anual.

Cuando Larraín comenzó a estudiar en 1973 –hizo un Doctorado en Sociología en Universidad de Sussextodo el sistema era gratuito. “Hoy día cobran alrededor de 9 mil libras esterlinas al año por carrera, lo que equivale a 9 millones de pesos. En general todas las carreras pagan por igual; hay muchas personas que no pueden pagar y, por eso, se le dan préstamos”, agrega.

Leer entrevista completa.