Facultad de Educación

Diplomado de Educación Emocional Método CECE y Aplicación

Diplomado de Educación Emocional Método CECE y Aplicación
Solicitar información

Diplomado de Educación Emocional Método CECE y Aplicación

DIPLOMADO ONLINE

Este es un programa orientado al desarrollo de competencias emocionales para el conocimiento de sí mismo y la convivencia con otros. La persona egresada del diplomado en Educación Emocional, será una persona más segura, con una comprensión de las emociones y del papel que ellas tienen en la vida de cada uno, en particular una nueva comprensión de la conducta humana, requisito para considerar el complejo tema de la convivencia. Las personas egresadas comprenderán cómo las emociones configuran el núcleo de nuestra personalidad, nos da mayor claridad acerca de la conducta y son el mecanismo de conexión entre las personas. La persona estará capacitada para desarrollar interacciones que optimizarán las actitudes y competencias de sus interlocutores en los ámbitos de la educación, la salud, la terapia y la gestión.

Si hay una dimensión del ser humano que ha sido postergada en su comprensión, esta es la de su mundo emocional. Afortunadamente, desde que se decretó que la década de los ’90 sería una década centrada en el estudio del cerebro, se han acumulado informaciones provenientes de las ciencias “duras” - y de las “blandas” - que nos obligan a considerar que la dimensión emocional de los humanos es mucho más gravitante en nuestras vidas de lo que hubiéramos pensado, al punto que podemos afirmar que estamos ante una nueva interpretación de lo que somos y de lo que significa ser un ser humano.

Visto desde esta perspectiva, en el desarrollo del programa de educación emocional, hemos visto que es necesario integrar conocimientos y evidencias de distintas disciplinas,  incluyendo   filosofía, psicología, sociología, biologías, neurología, éticas y las tradiciones espirituales. Hemos considerado que este programa transversal, si hubiera que situarlo, su lugar corresponde al mundo de la educación, pues es a través de los procesos educativos donde se forma y se integra el desarrollo de  la conciencia de las nuevas generaciones.  Sin embargo, el programa no se circunscribe solo a la formación de profesores. Es también una formación particularmente pertinente para las profesiones que trabajan con personas, como por ejemplo lo son las profesiones ligadas a la salud, la psicología o la gestión. Pero más allá de ello, es una formación necesaria para vivir en el mundo complejo que vivimos hoy[1].

Por ello, quizá lo apropiado es definir qué concebimos la Educación Emocional, como  un proceso educativo orientado al desarrollo de la conciencia emocional y la comprensión emocional (CECE). Así, la educación emocional se presenta en dos direcciones: hacia la conciencia de la experiencia emocional que le es única a esa persona, y que por ello, revela el núcleo de su ser; y hacia la comprensión emocional que es el proceso intersubjetivo mediante el cual una persona se vincula con el campo de la experiencia emocional de otra persona.   El logro de la conciencia y comprensión emocional requiere del desarrollo de las competencias  de apertura, conocimiento, interpretación, vinculación, regulación, modulación  y conexión, por medio de escucha de la experiencia emocional. 

Si suscribimos el programa de Educación Emocional en el campo de la Educación, podemos fundamentar su importancia considerando la evidencia empírica. El desarrollo de las competencias de  los profesores, es particularmente provechoso para el aprendizaje de los alumnos cuando ellos mismos se involucran en su propio desarrollo emocional (Brackett et al. 2009).  Esto es la base necesaria para hacer frente a las necesidades de los niños de manera que ellos puedan lograr su potencial personal (http://casel.org/research).  El desarrollo de las competencias emocionales tanto de los profesores como de los alumnos es el elemento crucial para el desarrollo de climas emocionales  favorables a los aprendizajes (UNESCO, LLECE 2000,  SERCE 2005, Casassus 2003, Casassus y Mella 2006,  PNUD  OCDE 2014). Esta variable tan importante, por sí sola explica más la variación de rendimientos de los alumnos que la suma de todas las otras variables consideradas tradicionalmente en la investigación. Esto probablemente este asociado al hecho de que el desarrollo emocional conduce a mejores resultados académicos, mejores relaciones entre profesores y alumnos, y menos matonaje (Durlak, Weissberg, Dymnicki, Taylor, & Schellinger, 2011). Esta perspectiva no está solo asociada a mejores rendimientos académicos, sino también a mejores resultados en la vida profesional adulta posterior. En este sentido, el premio nobel de economía Heckman (Heckman & Masterov, 2004) llama a poner más énfasis en el desarrollo de las competencias blandas - en las competencias no cognitivas - porque tienen un mayor impacto en el desarrollo emocional que conduce a  la perseverancia, la motivación y auto regulación.

Bastaría considerar que un programa orientado al desarrollo de competencias emocionales es un programa que se sitúa en la perspectiva del desarrollo de la persona para situarlo en la perspectiva de la misión de la Universidad Alberto Hurtado. Pero se debe notar que el programa de Educación Emocional que se propone se basa en una visión humanista del desarrollo humano. Hay varios enfoques del mundo emocional. Las más en boga, están situadas en una perspectiva conductista del ser humano, y se concentran en el control del mundo emocional personal y el de los otros. El núcleo de lo que se propone, concibe la conducta humana como una acción impulsada por la energía emocional, pero  su foco no  está en el control de la emoción, sino –tal como lo indica la definición más arriba– en la conciencia y en la comprensión de ella y en cómo esta doble dimensión opera en el desarrollo integral de los humanos. La conciencia y la comprensión emocional, al estar siempre referida al sí mismo, revelan la dimensión ética del individuo.

______________________________________________________________________________________________________________

[1] Basta recordar, que solo en el ámbito de la salud mental en Chile, según la OMS, el 17% de la población sufre de depresión. Otras fuentes  como la Superintendencia de Seguridad Social, han establecido que, los trastornos de salud mental corresponden a un 28% del total de la población (casi uno de tres).  Dentro de los países de la OCDE, Chile presenta la mayor tasa de aumento de los suicidios, al punto que el suicidio en Chile concentra el 19,1 por ciento de la mortalidad masculina en 2010 – más que la muerte cardiovascular.

Objetivo General

Este diplomado tiene como objetivo formativo general  el de facilitar experiencias teóricas y prácticas que le permitan a los participantes  lograr una mayor conciencia y comprensión  de los mecanismos que regulan la vida emocional. En esta perspectiva, se promueve la exploración emocional tanto en la vida de cada  uno,  como la exploración de la comprensión emocional del mundo y de los demás. Además promueve la incorporación de espacios de desarrollo emocional en la escuela o en la organización donde les toque participar.

Este programa está  orientado al desarrollo de competencias emocionales. La persona egresada del diplomado  en Educación Emocional, será una persona más segura, con una comprensión de las emociones y del papel que ellas tienen en la vida de cada uno. Las personas egresadas comprenderán cómo las emociones configuran el núcleo de nuestra personalidad, nos da mayor claridad acerca de cómo impulsan la conducta  y son el mecanismo de conexión entre las personas. Ella estará capacitada para desarrollar interacciones que optimizarán las actitudes y competencias de sus interlocutores en los ámbitos de la educación, la salud, la terapia y la gestión.

  • Joyce Courbis S.
    Educadora diferencial mención deficiencia mental UMCE. Egresada de Magister gestión educacional UMCE. Mediador familiar Universidad del Pacífico. Magister en Educación Emocional U Mayor. Autora “Corazón de Melón” Hueders.
  • Juan Casassus
    Filósofo, Universidad de Notre Dame, USA. Sociólogo, Universidad Católica de Chile. Doctor en Sociología de la Educación, Universidad René Descartes, París. Especialista principal de UNESCO para América Latina  y el Caribe (1988-2003). Fundador y director del Laboratorio Latino Americano de Evaluación de la Educación (1994-2000). Creador del enfoque CECE de la Educación Emocional (2000). Dirección de diplomados y magister en Educación Emocional (2004 – 2019). Presidente de la Fundación Escuela de Educación Emocional. Áreas de trabajo: política educativa, evaluación, Educación Emocional.
  • Marcela Montenegro O.
    Psicóloga U. de Valparaíso y Profesora de Educación Física. (UMCE. Magister  en Educación Emocional. (2010). Diplomada  en Educación Emocional. (2008 ). Cursos completos de Doctorado  en Educación U. Complutense de Madrid. (Grado Suficiencia Investigadora). Grafóloga. Universidad Complutense de Madrid. (1998-2000). 
Admisión

Agosto a 30 de septiembre 2020

Programa

Descargar Brochure

Malla Curricular

Descargar

Contacto

Coordinación:
Sandra Cancino
scancino@uahurtado.cl
Teléfono: 56-2 28897123
Alameda 1869, oficina 223
Metro Los Héroes- Santiago

DIPLOMADO ONLINE

Más información:
Postgrados
Educación Continua

Experiencia
UAH

Ver más > Mónica Humeres:

Mónica Humeres: "Escogí el Doctorado en Sociología UAH, precisamente por ser un doctorado disciplinar, eminentemente sociológico."

Mónica Humeres Doctorado en Sociología
Admisión 2021
Llámanos a: +56 2 26920200
Escríbenos a: postgrados@uahurtado.cl
Visítanos en: Almirante Barroso 10 Metro Los Héroes. Santiago de Chile