Mineduc decide eliminar dos pruebas Simce tras recomendación de expertos


El Ministerio de Educación decidió reducir el número de pruebas Simce que actualmente se aplican a los escolares chilenos, tras recibir el informe de un grupo de expertos que convocó para analizar el Sistema Nacional de Evaluación de Aprendizajes. La cartera había decidido someter a análisis la batería de pruebas, luego de las numerosas críticas que realizaron distintos sectores, debido al alto número de test y a la presión que esto significaba para los estudiantes. Según anunció la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, en lo inmediato, se eliminarán las pruebas de Ciencias de 4° básico y de Lectura de 2° básico. Esta última, que fue introducido en la administración anterior, generó una fuerte polémica debido a la corta edad en que se sometía a los menores a esa presión. De todas formas, estas dos pruebas se pondrán a disposición de los establecimientos educacionales que deseen aplicarlas, pero sólo para su uso interno. Junto a esto, se decidió que este año no se aplicará el Simce de Tecnología (TIC), pues se pretende reducir su frecuencia. Esta prueba se encuentra además en proceso de revisión de sus contenidos. Pero los cambios no se quedan ahí. A partir del segundo semestre de este año, el ministerio realizará una evaluación con el fin de reducir significativamente el número de pruebas durante los próximos cuatro años. A esto se suma que, en el largo plazo, pretenden cambiarle el nombre al Simce, de modo que refleje de mejor forma el objetivo de la medición. El ministerio se comprometió además a que la entrega de los resultados de las pruebas, por parte de esa cartera y de la Agencia de Calidad de la Educación, sea más completa e integral. En concreto, no sólo reportarán los puntajes netos que obtengan los colegios, sino que también compararán la información de establecimientos de similares características; informarán los niveles de logros e interpretarán los resultados desde una perspectiva pedagógica.

Recomendaciones de los expertos

El Mineduc adoptó estas medidas tras recibir un informe realizado por un equipo de expertos que trabajó por seis meses en la materia. Éstos concluyeron que es valioso contar con un sistema de medición nacional de aprendizaje, ya que aporta información valiosa a las escuelas y a las autoridades, y permite evaluar las políticas públicas en educación. No obstante, advirtieron que esto ha generado problemas asociados, como el aumento de pruebas que se aplican y el incremento de la presión hacia los estudiantes; interpretaciones equivocadas de los datos, al hacer comparaciones injustas o rankings; y responsabilizar exclusivamente a las escuelas de los resultados. Ante este panorama, el equipo de expertos propuso mantener una evaluación censal de los aprendizajes a nivel nacional, pero reducir significativamente la cantidad y la frecuencia de las pruebas. Junto a esto, planteó mantener el acceso público a los resultados, pero modificar la forma de publicarlos, evitando y reprobando la publicación de ranking; y cambiar la denominación actual del “SIMCE”, entre otras recomendaciones.